Historia del graffiti

La legitimación de un arte

Hablar del origen del graffiti hace inevitable referirse al Hip-Hop y la vida nocturna neoyorquina que nutrió su crecimiento en la década de los 70. En la que fue la cuna que formaban los distritos de Queens y El Bronx, el caldo de cultivo de esta cultura estaba en plena ebullición. No sólo los DJs habían empezado a experimentar con el uso que daban a los vinilos (incluyendo varios discos y mezclando cortes de distintas canciones), sino que comenzaba a erigirse la figura del maestro de ceremonias (MC) como fundamental para conectar con el público y dotar a las fiestas de un componente de entretenimiento extra.

Mientras tanto, el Pop Art ya estaba completamente instaurado en la corriente artística estadounidense. El éxito de su producción en la anterior década había hecho de los Warhol y Lichtenstein personajes famosos y consagrados representantes de un estilo nuevo y muy popular. Pocos esperaban que, en paralelo, una nueva revolución estuviese dando sus primeros pasos.

FAB FIVE FREDDY, VÁNDALO Y PIONERO

En aquella época, Fred Brathwaite era un joven estudiante de Historia del Arte en Brooklyn. Quería ser artista y, durante su búsqueda de una forma expresión que le convenciera, la presencia emergente de DJs, rap, breakdance y, especialmente, graffitis iluminó su camino.

Analizando los movimientos artísticos del Futurismo, Dadaísmo e Impresionismo se interesó por su carácter radical. Además, veía un paralelismo evidente entre la iconografía de lo cotidiano empleado por el Pop Art y la del graffiti que tan bien conocía. De las escenas de cómic de Lichtenstein y los Mickey Mouse de Warhol a los murales con personajes de Vaughn Bodé en la piel de Nueva York. ¿Por qué iba a ser uno arte y el otro no?.

Mientras continúa sus estudios, y firmando en la calle como Bull99, Fred forma parte de un grupo: The Fabulous Five*. Se hacían llamar así por ser los «dueños» de la línea cinco del metro de Nueva York, que pasaba las noches en las cocheras de El Bronx donde el grupo desarrollaba su actividad principal.

Sin título (Whole car), de The Fabulous Five (1978) – Nueva York

* The Fabulous Five estaba integrado por (nombres de la firma): DIRTY SLUG, MONO 105.2, DOC109, PROF 165, OG 2, BLUD, SONY, BOB, SLAVE, DEL, LEE y FAB 5 FREDDY.

Durante este periodo le llama la atención el trabajo de Lee Quiñones, que ya entonces gozaba de un status incuestionable en la escena del graffiti neoyorquino. En 1978 decide ir en su busca para convencerlo de colaborar juntos. Es entonces cuando los rumores le conducen a un instituto de Lower East Side (Manhattan), llegando a irrumpir en clase de Lee para conocerle.

No pasó mucho tiempo hasta que se asociaron bajo el abrigo de los Fabulous Five. Además, Fred cambió su firma, abandonando Bull99 y pasando a conocerse como Fab Five Freddy.

Trabajar con una leyenda viva del graffiti como Lee le garantizaba la credibilidad que necesitaba para difundir sus ideas con más seguridad. En 1979 pintó su famoso «Tren de Sopa Cambpell», cuyas idas y venidas por el metro de Nueva York situaron los focos de la atención mediática en el graffiti*.

Martha Cooper – Speerstra Collection.

* En su difusión fue esencial el trabajo de fotógrafos y periodistas interesados en este fenómeno como Flint Gennari, Henry Chalfant o Martha Cooper.

DE LA CALLE A LA GALERÍA

Artistas de UGA (1973)

Hasta ese momento, los precedentes de la irrupción del graffiti en el mundo del arte establecido eran escasos. 1973 era el último año en el que una valoración artística del graffiti más allá de su presencia en las calles había sido reconocida con cierta popularidad. Fue obra de Hugo Martínez (fundador de United Graffiti Artists en 1972) y se materializó en una exposición en la Razor Gallery de SoHo (Nueva York) en la que reunió a los mejores artistas urbanos de las comunidades de Manhattan y El Bronx.

Esto cambió en 1979 cuando, de entre todas las llamadas que Fab Five Freddy recibió tras su despliegue de medios en Nueva York, Claudio Bruni, un mercante de arte italiano, entró en escena para ofrecerles a Lee Quiñones y a él la posibilidad de exponer su obra en la Galleria La Medusa de Roma. Accedieron, sentando en aquella muestra de nueve lienzos todo un hito en la historia del graffiti: nunca antes había cruzado las fronteras de los Estados Unidos para su exposición, ni siquiera las de Nueva York.

Ya en 1980, la agrupación de artistas Collaborative Projects Inc (Colab) y la galería Fashion Moda (pionera en la legitimación del graffiti en sus exposiciones en El Bronx) pusieron en marcha The Times Square Show, donde más de cien artistas mostraron su obra durante todo el mes de junio (24 horas al día los 7 días de la semana). Contó con aportaciones de unos jóvenes Charlie y John Ahearn, Keith Haring, Kenny Scharf, Kiki Smith y Tom Otterness, siendo un importante primer paso en la difusión de las tendencias de la nueva generación de artistas de Nueva York. Además, la participación de Fab Five Freddy, Lee Quiñones y Jean-Michelle Basquiat (como SAMO) acercó a la audiencia las posibilidades creativas del graffiti, reafirmando su acogida en el mundo del arte.

Crime of Infinity, de Rammellzee (1986)

Uno de los fundadores de Colab que participaron en The Times Square Show, Diego Cortez, fue el encargado de comisariar en 1981 New York/New Wave en el Museum of Modern Art (MoMA) de Nueva York. Apasionado por la innovación, concibió este evento con la intención de promocionar el carácter radical e innovador de las prácticas artísticas emergentes. El evento reunió a más de 100 creadores del mundo de la música, la pintura y las artes escénicas, con representantes del graffiti como ALI, Crash (John Matos – fundador de Fashion Moda), Dondi, Futura2000, The Fabulous Five, SAMO (J.M. Basquiat) o Seen. New York/New Wave presentó al público el talento de las nuevas generaciones desde el mismo prisma que a los ya consagrados Andy Warhol o Robert Mapplethorpe (también presentes). Formar parte de ello supuso para el graffiti su primer gran paso como parte reconocida del arte.

El crecimiento de la ola del graffiti no cesó, y ese mismo año el Mudd Club (local nocturno co-fundado en Nueva York por el omnipresente Diego Cortez) acogió Beyond Words, una exposición íntegramente dedicada al graffiti, organizada por Keith Haring y comisariada por Fab Five Freddy y Futura 2000. Junto a los artistas invitados (Dondi, J.M. Basquiat, Rammellzee, Zephyr…), los DJs Afrikaa Bambaataa y Jazzy Jay participan en lo que terminó desarrollándose como un punto de encuentro y exposición para las facetas musical y artística del Hip-Hop.

Desde este momento, las aproximaciones al público de la cultura que enarbola al graffiti y su práctica no pararon de sucederse. 1981 aún dio de sí para que la cadena generalista ABC News se hiciese eco del fenómeno Hip-Hop con un reportaje de 10 minutos titulado Rappin’ to the beat. Le siguió en 1982 el estreno de la película Wild Style*, dirigida por Charlie Ahearn y protagonizada por Lee Quiñones, en torno a cuyo personaje se muestra el avance de la cultura Hip-Hop y sus componentes artístico, musical y de baile.

* Wild Style tuvo su estreno mundial en Japón, donde todos los participantes viajaron para promocionar la película. Meses después, fue un éxito en Estados Unidos, alcanzando el número dos de recaudación en Nueva York la semana de su estreno.

LEGADO Y ACTUALIDAD – RESPONDE ROSH333

Desde su despegue en Nueva York, la proyección internacional del graffiti y sus artistas ha proliferado de forma palpable. Wynwood Walls (Miami), que hoy reúne piezas de los mejores artistas del planeta, es un claro ejemplo del desarrollo que está teniendo en ciudades y países de todo el mundo, que ahora abrazan el atractivo que les proporcionan iniciativas de este tipo.

Catalog of Intentions, de Rosh333 (2017) – Wynwood, Miami.

España no es una excepción, con una comunidad y producción en continuo crecimiento (Suso33, Gonzalo Borondo, Anna Taratiel, PichiAvo, Felipe Pantone…), y, a raíz de la elaboración de este artículo, hemos tenido la oportunidad de conversar con Rosh333, reconocido nacional e internacionalmente por la experimentación con el color y la forma que impregna sus obras. Se inició en su Alicante natal en los años 90, en 2014 intervino la estación de metro Paco de Lucía en Madrid (junto a Okuda San Miguel), en 2017 pintó en Wynwood Walls y, a día de hoy, sigue renovando y materializando sus ideas con nuevos proyectos (como indica con «Carta de ajuste de una nueva realidad» – 2019). Por si fuera poco, también ha accedido a dar respuesta a nuestras preguntas sobre el graffiti, el arte urbano y el estado general de estas disciplinas. Ponemos la guinda a este artículo con el extracto de nuestra conversación:

_________________________________________________

⚫ En España, desde hace unos cuantos años hasta ahora, la apreciación del street art por parte del gran público y las instituciones ha ido desarrollándose significativamente pero, ¿se está a la altura en lo que a oportunidades para creación y difusión respecta?.

Rosh333: Creo que esta apreciación es a nivel mundial, si bien en España la cultura se asimila con un poco de retraso. No creo que esté a la altura, no creo que se valore realmente el trabajo independiente de ciertos artistas en el espacio público, tiene más peso lo anecdótico, lo ”bonito”, lo políticamente correcto.

Columnas, de Rosh333 y Roice 183 (2017-2018) – Elche/Valencia

⚫ Con respecto al carácter ilegal o alegal del street art, ¿es condición necesaria?.

Rosh333: La etiqueta “street art” se ha convertido en un cajón de sastre en el que cabe un montón de elementos, que en su mayoría, nada tiene que ver con mi trabajo. Algunos de ellos se realizan en el espacio público (tanto legal, como ilegalmente), como los trabajos que he podido realizar a lo largo de los años, en esto podrían tener ciertas similitudes.

⚫ ¿En algún punto pierde sentido esta disciplina cuando se aleja de lo puramente urbano y tiende hacia el consumidor de arte convencional?.

Rosh333: Cuando tú realizas un trabajo por iniciativa propia, sin pretensiones económicas, por el mero disfrute de realizarlo y compartir con el público algún tipo de mensaje, decir “yo estuve aquí”, tiene un sentido. Completamente distinto es intentar incluir tu trabajo dentro de un mercado, ya sea convencional o nuevo mercado. No es que pierda sentido, es que es totalmente diferente, tanto en intención como en resultado. Cualquiera de las dos opciones es válida, o las dos a la vez. Pero decir que en mi opinión una de ellas es una visión más romántica, más poética, de lo que podría ser “El Arte”.

⚫ Volviendo a los inicios de Fab Five Freddy, él observó grandes similitudes entre el Pop Art que se producía en los años 70 y los graffitis de su Nueva York natal. ¿Ves también en la escena actual algún tipo de herencia del Pop Art u otra corriente artística?.

Rosh333: Veo que hay artistas que se identifican con el Pop Art, otros con el Impresionismo, otros con la Abstracción, con la Abstracción Geométrica, otros con el Op Art y otros que buscan un nuevo lenguaje tomando de referencia todas o algunas de estas corrientes artísticas.

Carta de ajuste de una nueva realidad, de Rosh333 (2019) – Valencia.

⚫ Cuando uno indaga en el proceso creativo del arte urbano, se aprecia una importancia clave del trabajo en grupo y la generación de cultura (o subcultura) en torno al graffiti que no parece verse, al menos tan significativamente, en otras disciplinas artísticas. ¿Qué lección aprendida puede ser de más valor al respecto?.

Rosh333: Una de las herencias del graffiti es el trabajo en grupo, en equipo. Creo que ha sido importante por el hecho de que no era una disciplina en la que ibas a un lugar a formarte, tenías que aprender por ti mismo y de los que hacían lo mismo que tú. Por eso compartir la información y realizar obras en conjunto era importante.

⚫ En tu experiencia compartiendo taller con artistas como Okuda y Antonyo Marest, ¿se produce el mismo contagio artístico que en la calle?

Rosh333: A día de hoy sigo realizando piezas en grupo, tanto murales como obra de estudio. Suelo trabajar con Roice 183 y sobretodo con Srger de Sevilla. En mi caso, me influencia la gente que me rodea, tanto en lo artístico como en lo personal.

** Mil gracias a Rosh333 por su colaboración desinteresada con este proyecto. **

2 thoughts on “Historia del graffiti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *