Grises cromáticos

¿Te han dicho que tienes que hacer un bodegón en grises cromáticos y no sabes cómo? Aquí tienes tu guía.

Si te han explicado lo que es un gris cromático seguramente lo hayan hecho de la manera más sencilla. Pero poco te sirve esa explicación si quieres crear una paleta de pintura con grises cromáticos.

Lo que a la mayoría nos cuentan, me incluyo en el grupo, es que es el gris resultante de la combinación de los colores primarios (magenta, amarillo y cian).  Pero si intentas hacer un gris cromático sólo con esto posiblemente el resultado sea un desastre.

Partamos de que estás frente a un bodegón pintando al natural. Has diferenciado ya las estructuras dentro de la composición y quieres empezar a mezclar colores para elaborar tus grises cromáticos. Bien, pues se comienza normalmente localizando la estructura de mayor superficie y se siguen estos sencillos pasos:

  1. Fíjate en lo que ves, deberás obtener en primer lugar el color observado. Si estás observando una tela de terciopelo rojo intenta conseguir ese mismo color en tu paleta. Cuando lo tengas pasa al siguiente paso.
  2. Elabora su complementario. Este paso se divide en varios. Comienza por lo más sencillo, localizar cuál es el complementario del color que has obtenido. Puedes ayudarte de un círculo cromático como el de la siguiente imagen. Sitúate en el color que ya tienes, el complementario será el situado en la posición opuesta del círculo cromático. En el caso de la tela de terciopelo rojo, su complementario será un verde.círculo cromático
  3. Obtén el complementario, mezcla colores en tu paleta hasta dar con él. Cuando lo tengas aún tendrás que hacer algo más.
  4. Aunque creas que has obtenido el complementario exacto aún deberías hacer una comprobación. Con un pincel fino coge un poco del color observado y ponlo aparte. Limpia el pincel y coloca al lado de esa pequeña muestra de color observado un poco de color complementario. Compara ambos colores uno al lado del otro. Siempre hay colores que vibran más. Por ejemplo, el amarillo vibra o es más vivo que su complementario violeta. Por ello, normalmente se apaga un poco el color, con algo de negro.  Cuando al comparar ambas muestras notes que ninguna destaca sobre otra estará todo listo para mezclar.
  5. Mezcla el color observado y su complementario. No lo hagas a partes iguales. Será más fácil que vayas mezclando de menos a más con una espátula. Verás como aparece el gris.

Como consejo final utiliza el blanco y el negro para hacer las correcciones de tono ya al final. A lo mejor te has topado con algún profesor que te dice que no los uses. Eso depende del método que considere más apropiado, una opción no tiene por qué ser mejor que otra.

Como despedida te animo a que realices diferentes ejercicios con grises cromáticos a diferencia de los grises resultantes del blanco y del negro los cromáticos tienen temperatura de color. Cuánto antes aprendas a utilizarlos más rica será tu paleta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *