Cuaderno de artista

El primer paso para plantearte en firme tu creación artística.

Es muy difícil explicar a una persona que está empezando a introducirse en el mundillo del arte qué es y para qué sirve dicho cuaderno. Tal vez, resulta más fácil hablar de una serie de características que de una definición concreta.

A pesar de lo que se pueda pensar, el cuaderno de artista no es algo público, es una de las primeras confusiones alrededor de este objeto. No es de extrañar si consideramos que muchos de estos cuadernos se exponen en una vitrina con motivo de retrospectivas. En otras disciplinas, es común llevar un book o lo que viene a ser lo mismo, trabajos realizados con anterioridad para mostrar un poco las capacidades de las que se cuenta en una entrevista de trabajo o similar.

Sin embargo, el cuaderno de artista debe de preservar en lo posible el carácter privado y personal. Cuanto más lo preservemos, más fácil será desinhibirnos a la hora de trabajar en él. Es decir, no es lo mismo trabajar sabiendo que lo que estamos haciendo es susceptible de ser mostrado, aquí interviene nuestro propio ego, que probar sin miedo al resultado.

Y esto último es la siguiente característica, prueba sin miedo al resultado. El cuaderno te ayuda a mejorar, una de sus principales funciones es experimentar, así que, mentalízate de que las reglas las pones tú.

Añade papeles de diferentes texturas, gramajes colores, transparencias…utiliza pinceles, plumillas, lápices de diferentes durezas…puedes usar lo que quieras. Esta práctica te ayudará a interiorizar qué materiales funcionan bien juntos y cuáles te ayudan a conseguir ciertos acabados.

La mejor recomendación es que no compres un cuaderno de hojas en blanco e intentes rellenarlo. Coge hojas sueltas o materiales de otro tipo (planchas de metal, metacrilato, una lata de conservas, etc.) y únelas después para crear tu cuaderno. Puedes ser lo original que quieras, a veces, puedes buscar una temática que sirva para darle sentido en conjunto.

Un truco para mí y que si a menudo piensas en tres dimensiones te puede ayudar, consiste en imaginarte el cuaderno, no como soporte sino como una escultura completa.

Si todavía no te ha quedado claro te diré que el cuaderno sirve para construir ideas. Puede que tengas el germen de un proyecto en la cabeza y aún no lo sepas. El cuaderno de artista te permite explorar todas las posibilidades hasta que se agoten o hasta que decidas ponerles fin.

Por eso, te aconsejo que intentes dar de sí esas ideas, no merece la pena cambiar cada dos por tres de tema. Eso a la larga no te permite profundizar.

En resumen, el cuaderno de artista es imprescindible para crecer como tal. No está sujeto a ningún convencionalismo pero siempre será mejor que tengas claro como puedes sacarle el máximo partido así que aprovecha tus ratos libres y prueba. Puedes tener todos los cuadernos que quieras así que no te rindas al primero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *